Logo Imagen del Golfo
    viernes, 24 de octubre del 2014
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur    |    Cd. de México    |   Córdoba-Orizaba-Centro    |    Internacional    |    Guerra contra el narco   |    Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa   |    Veracruz-Boca del Río
Canasta Básica aumentó 66.7% con Calderón
 
(ESPECIAL DE RECUENTO SOBRE LA CRISIS) Al considerar que la canasta básica es ya un artículo de lujo, el diputado federal Mario Di Constanzo, del PT, sostuvo que de acuerdo a la evolución de los precios de 42 productos que componen la canasta básica, se revela que el crecimiento de los precios durante el 2009 fue de 9.62%
Distrito Federal - 2010-01-03 13:21:49 - Maritza Ruiz (Corresponsal) / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
Archivo Imagen del Golfo/ Agencia Imagen del Golfo2010-01-03-20:24:58 Veracruz De acuerdo a la evolución de los precios de 42 productos que componen la canasta básica, se revela que el crecimiento de los precios durante el 2009 fue de 9.62%
Al considerar que la canasta básica es ya un artículo de lujo, el diputado federal Mario Di Constanzo, del partido del Trabajo (PT), sostuvo que de acuerdo a la evolución de los precios de 42 productos que componen la canasta básica, se revela que el crecimiento de los precios durante el 2009 fue de 9.62%, y durante los primeros tres años de la administración calderonista ha sido de 66.7%.
Señaló que con datos obtenidos de la Procuraduría Federal del Consumidor, se observa que mientras que en diciembre de 2006 para adquirir estos 42 productos básicos una persona que percibía un salario mínimo tenía que realizar un gasto de 812.98 pesos, para el mes de diciembre de 2009, el gasto necesario para adquirir esos mismos productos se ubica en mil 358.7 pesos, y se estima que durante este mes de enero del 2010, se incrementara a mil 410 pesos.
Esto indica que mientras que en enero de 2006, un obrero requería de 16 días de trabajo, es decir de jornada laboral de 8 horas, percibiendo un salario mínimo, para adquirir 42 productos de la canasta básica, para el mes de diciembre del presente año requiere de 23.6 días de trabajo, para adquirir la misma canasta de productos, lo que muestra claramente que durante la presente administración la pérdida del poder adquisitivo del salario ha sido del orden del 41%.
Detalló Di Constanzo que un obrero que percibe el salario mínimo tiene que destinar 23.6 días de trabajo para poder obtener una canasta de 42 productos básicos, por lo que con lo que le resta, 6 días de trabajo, tiene que hacer frente al incremento en el costo de la energía eléctrica, gasolina, gas doméstico y transporte.
Subrayó que ahora el incremento de 2.6 pesos al salario mínimo fue prácticamente aniquilado con los aumentos anunciados por la Secretaría de Hacienda al costo de los energéticos, en virtud de que el impacto inflacionario que tendrán sobre el resto de los bienes y servicios se estima en cuando menos 10% sobre el ya deteriorado poder adquisitivo de la población.
Asimismo, un análisis reciente del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM, (Poder adquisitivo del salario mínimo en el periodo de gobierno de Felipe Calderón; 1 de diciembre de 2006 al 1 de enero de 2009), indica que del primero de diciembre de 2006 al primero de enero de 2009 el precio de la canasta alimenticia recomendable aumentó de 80.83 a 135.12 pesos.
Por lo que respecta al salario mínimo, para el mismo periodo pasó de 48.67 a 54.80 pesos. Así, resulta una pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario de 32.64 por ciento durante los 25 primeros meses del gobierno del Presidente Felipe Calderón.
Subrayó que el tiempo de trabajo necesario para adquirir la canasta alimenticia recomendable (CAR) aumentó en 6 horas y 26 minutos del primero de diciembre de 2006 al primero de enero de 2009.
En la primera fecha referida, el salario mínimo era de 48.67 pesos diarios -área geográfica A- y el precio de la CAR de 80.83 pesos. Con ese ingreso se podía comprar 60.21 por ciento de dicha canasta; 25 meses después, el micro salario es 54.80 pesos por día y el precio de la canasta de 135.12, de tal suerte que con el salario mínimo sólo se puede adquirir 40.56 por ciento de la canasta alimenticia recomendable.
Este retroceso en el poder adquisitivo de los trabajadores se suma a la pérdida que ya veníamos arrastrando del sexenio de Fox -de 2000 al 2006 el poder adquisitivo cayó 22 por ciento en términos reales.
Durante la etapa del PAN como gobierno de la República, sumando el periodo de Fox, y los 25 primeros meses del mandato del Presidente Calderón, los trabajadores han perdido el 54.64 % del poder adquisitivo de su salario; esto es, el día de hoy un trabajador puede comprar con su salario menos de la mitad de las cosas que podía comprar en el año 2000.
Del inicio del periodo presidencial de Miguel de la Madrid, 1982, año en que se inicia el liberalismo económico como política de gobierno, de inserción priista en nuestra economía pero que ha sido continuada por el PAN, los trabajadores mexicanos han perdido un 58.57 % de su poder de compra.
Esto explica que los salarios de los trabajadores mexicanos sean actualmente uno de los mas bajos del mundo; la Organización Internacional del Trabajo (OIT) apunta que el sueldo por hora de un trabajador manufacturero equivale en México a 1.50 dólares en promedio; 11 veces por debajo de lo que gana el mismo obrero en Estados Unidos, o cinco veces menos que en Sudcorea; casi 300 por ciento inferior a los salarios industriales en Brasil y 100 por ciento menos que los que reciben los obreros argentinos.
Datados del Senado refieren que la Canasta Básica es el conjunto de bienes y servicios indispensables y necesarios para que los trabajadores y sus familias satisfagan sus necesidades básicas. Es una garantía de carácter social contemplada en el artículo 123, apartado A, fracción VI de nuestra Carta Magna, la cual queda implícita en el principio de que el salario mínimo general deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural.
De tal manera que la Canasta Básica es una figura indispensable para satisfacer las necesidades de las personas y las familias mexicanas. Sin embargo, desde enero de 2008 se han venido produciendo un aumento considerable en la canasta básica nacional, lo cual afecta significativamente a la economía de los mexicanos, sobre todo la de los más necesitados.
Como es sabido la escalada de precios en la Canasta Básica y otros productos proviene, en buena medida, de la reforma fiscal de septiembre de 2007 y del "gasolinazo" que componen tanto el incremento paulatino del precio de la gasolina como la escasez de alimentos y fertilizantes en el país, y lo más preocupante es que con ello aumenta el riesgo de que crezca la importación de granos y en consecuencia se eleve el precio de los alimentos de manera exponencial.
De hecho las medidas anunciadas por Felipe Calderón para combatir la crisis alimentaria se enfocan a la disminución arancelaria, la importación de granos y de leche en polvo.
Mientras el gobierno Federal señaló desde el 2008 que el abasto de alimentos estaba garantizado, continúa latente la posibilidad de una crisis alimentaria y en consecuencia una mayor desigualdad social, lo que repercute principalmente en la población mexicana que vive en condiciones de extrema pobreza.
Esto trae consigo la agudización de la situación económica y alimentaria de los más pobres, pero también implica el incremento de los índices de marginación, explotación y exclusión social. Y precisamente quien más se verá afectado por estas medidas antisociales, contrarias a los intereses y aspiraciones del pueblo de México, es el medio rural que sigue registrando graves problemas de desnutrición y una importante caída de sus ingresos propios.
Al respecto, es importante destacar que aproximadamente el 28% de los mexicanos que viven en el medio rural subsisten con un ingreso de uno a dos salarios mínimos de tal manera que al registrarse un incremento en los precios de la canasta básica el nivel de vida de los más pobres sigue a la baja.
Frente a este escenario el alza en los precios de la canasta básica es un asalto a la economía y al poder adquisitivo de los mexicanos, particularmente para las personas de escasos recursos y para los trabajadores que cuentan con un ingreso por debajo del salario mínimo.

CANASTA BÁSICA SEGÚN EL BANCO DE MÉXICO

Agua embotellada; arroz; atún y sardina en lata; azúcar; bistec de res; café soluble; café tostado; carne molida de res; concentrados de pollo y sal; chiles procesados; chocolate; fríjol; galletas populares; gelatina en polvo; harinas de trigo; hígado de res; huevo; jamón; leche en polvo; leche evaporada, condensada y maternizada; leche pasteurizada y fresca.
También, masa y harinas de maíz; pan blanco; pan de caja; pasta para sopas; puré de tomate y sopas enlatadas; refrescos envasados; retazo; tortilla de maíz; electricidad; gas doméstico; blanqueadores; cerillos; detergentes; focos; jabón para lavar; suavizantes y limpiadores; desodorantes personales; jabón de tocador; papel higiénico; pasta dental; servilletas de papel; autobús urbano; Metro o transporte eléctrico.

 

 
  • Facebook
  • Comentario en el Sitio
Deja tu comentario
Déjanos tu comentario sin necesidad de registro
NOMBRE :
COMENTARIO: