Logo Imagen del Golfo
    jueves, 30 de octubre del 2014
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur    |    Cd. de México    |   Córdoba-Orizaba-Centro    |    Internacional    |    Guerra contra el narco   |    Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa   |    Veracruz-Boca del Río
Lorena sigue los pasos de Iridia y Guevara
 
El torneo de Tres Marías, Michoacán, representó el adiós de la golfista Lorena Ochoa, una de las deportistas mexicanas más exitosas de la historia, y aunque podría regresar en el futuro, por el momento dejó en orfandad a los aficionados aztecas, que han visto en la última década cómo grandes figuras se retiran de manera prematura
Redacción - 2010-05-04 15:12:28 - Redacción / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
Archivo Imagen del Golfo/ Agencia Imagen del Golfo2010-05-04-15:13:23 Redacción La golfista se unió a otras atletas mexicanas que se retiraron tras conseguir grandes éxitos, tal como Tatiana Ortiz, Soraya Jiménez, entre otras
CIUDAD DE MÉXICO. El torneo de Tres Marías, Michoacán, representó el adiós de la golfista Lorena Ochoa, una de las deportistas mexicanas más exitosas de la historia, y aunque podría regresar en el futuro, por el momento dejó en orfandad a los aficionados aztecas, que han visto en la última década cómo grandes figuras se retiran de manera prematura.

Lorena Ochoa dominó la gira LPGA desde abril del 2007, para mantenerse tres años en lo más alto del golf femenil mundial.

Tras la partida de la tapatía, atletas como Rommel Pacheco, Paola Espinosa, Guillermo Pérez, María del Rosario Espinoza, Yahel Castillo, Mariana Avitia, Eder Sánchez, entre otros, tendrán la responsabilidad de erigirse como figuras mundiales y conquistar la gloria en sus respectivas especialidades, aunque la misión no es sencilla, pues Ochoa era la mejor en su disciplina.

Antes de Lorena Ochoa, el público mexicano había sufrido la partida de deportistas de la talla de Soraya Jiménez (primera mujer mexicana en ganar oro olímpico), Ana Gabriela Guevara, Iridia Salazar, Fernando Platas, Belem Guerrero y Víctor Estrada, quienes se marcharon y dejaron un gran vacío tras llenar de triunfos a la afición azteca.

El caso de Soraya Jiménez, Ana Gabriela Guevara e Iridia Salazar es el más parecido al de Lorena, pues estas atletas estuvieron en la cima de su deporte y vieron apagarse su estela ganadora por motivos personales.

Soraya Jiménez fue la gran sorpresa en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, pues cuando parecía que la delegación mexicana se iría sin medallas, la levantadora de pesas se colgó el oro en la categoría de los 58 kilogramos al levantar, en total, un acumulado de 225.5 kg, con lo que se convirtió en la primera mujer mexicana en ganar un metal dorado en una olimpiada.

Después de esa participación, Soraya no volvió a ganar un torneo importante, incluso, tuvo problemas en una universiada debido a que la UNAM le acusó de falsificar documentos, también se vio inmersa en problemas de dopaje, lo cual terminó su carrera sin que pudiera participar en Atenas 2004, sin embargo, su legado fue que las mujeres comenzaron a participar en disciplinas que eran consideradas para hombres.

Ana Gabriela Guevara fue la mejor en los 400 metros planos, disciplina que dominó por varios años, al ganar medalla de oro en los Juegos Panamericanos den Winnipeg 1999, Santo Domingo 2003 y Río de Janeiro 2007; además, ganó medallas en el Campeonato Mundial de Atletismo en Edmonton 2001 (bronce), París 2003 (oro) y Helsinki 2005 (bronce).

Su momento más destacado, y a la vez el más doloroso, fue en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, a los que llegó como la máxima favorita para colgarse la medalla de oro, pero no logró hacer válidos los pronósticos y la jamaicana Tonique Williams la superó en la recta final y le arrebató la medalla áurea, relegándola al segundo lugar del podio.

El 15 de enero del 2008 decidió retirarse del deporte profesional al argumentar una falta de apoyo por parte de las autoridades, y declinó participar en las olimpiadas de Beijing para iniciar su vida política.

Iridia Salazar mostró su nivel en el taekwondo al ganar las medallas de plata en los Campeonatos Mundiales de la especialidad en Edmonton 1999, Jeju 2001 y Alemania 2003, aunque su momento de mayor gloria fue con el bronce olímpico que logró en Atenas 2004, en la categoría de los 57 kilogramos.

Tras estos éxitos, todavía tuvo un momento más de gloria cuando ganó la presea áurea en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en el 2007, aunque después, una lesión le impidió asistir a las olimpiadas de Beijing 2008 y ese mismo año quedó embarazada del taekwondoín cubano, Gessler Viera. Actualmente planea su regreso para el 2011, a sus 29 años.

Otra atleta mexicana que se retiró en su mejor momento fue Tatiana Ortiz, quien se casó con el boxeador Carlos Cuadras tras conquistar la medalla de bronce en Beijing 2008 en la prueba de clavados sincronizados, junto con Paola Espinosa.

Belem Guerrero, tras ganar la medalla de plata en Atenas 2004, se retiró cuando todos pensaban que podría competir en Beijing.

EL UNIVERSAL

 

 
  • Facebook
  • Comentario en el Sitio
Deja tu comentario
Déjanos tu comentario sin necesidad de registro
NOMBRE :
COMENTARIO:
 
 
Halcones UV