Logo Imagen del Golfo
    martes, 16 de septiembre del 2014
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur    |    Cd. de México    |   Córdoba-Orizaba-Centro    |    Internacional    |    Guerra contra el narco   |    Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa   |    Veracruz-Boca del Río
Los maras salvatruchas
 
“Aquí hay hermandad, no como sucede con los grupos políticos, asociaciones civiles o religiosas”, esas fueron las palabras de un joven llamado Freedi, de 17 años de edad, integrante del grupo denominado mara salvatrucha
Coatzacoalcos - 2008-12-13 14:31:12 - Carlos Banda / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
“Aquí hay hermandad, no como sucede con los grupos políticos, asociaciones civiles o religiosas”, esas fueron las palabras de un joven llamado Freedi, de 17 años de edad, integrante del grupo denominado mara salvatrucha.
La mayoría de los integrantes de las dos principales bandas que integran los grupos delictivos denominados “maras salvatruchas”, buscan lo que en sus hogares o en su familia no encuentran, comprensión y amor. “Si uno gana trescientos pesos, compran comida y lo demás nos lo dividimos en partes iguales entre todos los integrantes del grupo”.
Actualmente en El Salvador existen dos grupos principales son: el MS y el Grupo 18, entre ellos limitan sus territorios con el arte urbano, es decir, con grafiti, con el cuál expresan sus sentimientos hacia la sociedad que los rechaza o que los ve como algo repugnante.
Los jóvenes que desean integrar tales grupos tienen que pasar un examen por así decirlo, quien desea estar del lado de MS tiene que aguantar trece segundos de riña como le llaman en El Salvador o tal cantidad de tiempo permitiendo que te golpeen los que ya son integrantes, mientras que los del grupo 18 son dieciocho segundos de cates.
Entre las bandas no hay jefes, sólo hay un líder, quien se encarga de coordinarlos, de plantear las estrategias que van a seguir en sus actos delictivos, para esto hacen uso de sus códigos, utilizando los números y letras, excluyendo la “Ñ”, por apegarse al idioma inglés.
En sus cuerpos usan tatuajes en forma de sarcasmos, por ejemplo, muchos de ellos se pintan payasos, mismos que están derramando lágrimas, cada lágrima significa una persona a la cual han privado de su existencia.
SUS ORÍGENES
Los maras salvatruchas surgieron en la década de los 80, cuando muchos de los jóvenes salvadoreños tuvieron que emigrar a los Estados Unidos de Norteamérica, a consecuencia de la guerra civil que se presentaba en El Salvador.
Los adolescente que dejaron su país para no morir en la guerra, adoptaron los modos y costumbres de las bandas americanas, recibieron influencia en la manera de comportarse, vestir y hablar, reflejándose en sus vidas cuando retornaron a su nación.
La palabra mara proviene de la hormiga marabuntas; salva, de Salvador, y trucha es un modismo muy utilizado que significa ponerte listo o atento, así fue como se formó el nombre que caracteriza en general a los grupos a los vándalos de Centroamérica.
En la zona sur de este estado no es común la presencia de los maras, aunque a diario pasen por esta entidad cientos de centroamericanos que buscan una vida mejor en el país vecino del norte.
Aunque no estén presentes en nuestro estado miembros de tales grupos, eso no quiere decir que este país se salve de su presencia, ya que a menudo se infiltran en el estado de Chiapas, esto por su cercanía con la nación de Guatemala, sembrando el terror y causando daños a la población.
Pero aunque son tachados como delincuente las personas que pertenecen o se identifican con este fenómeno social, el gobierno de El Salvador está poniendo interés en el lado humano de los presuntos maleantes, así lo dio a conocer la licenciada Delmy Ramírez, al ser entrevistada en el Tercer Congreso Latinoamericano de Criminalística y Grafología, que se llevó a cabo durante el mes de noviembre del presente año en las instalaciones de la USBI de este puerto.
“Aunque hayan tropezado tienen derecho a levantarse, a enmendar sus errores y convertirse en personas de bien”, aseveró para Imagen del Golfo la centroamericana, destacando también que se han implementado programas con el fin de rehabilitarlos.
Entre las medidas preventivas están los deportes nocturnos, donde se organizan torneos de futbol, baloncesto, volibol además de las actividades culturales; todo con la finalidad de mantener ocupadas sus mentes en algo positivo.
También se les ayuda de manera espiritual dentro de los centros penitenciarios y dependiendo el delito que hayan cometido y la transformación en su persona, se les ayuda a que su condena sea menos, convirtiéndose en hombres de bien.
Muchos al salir de las cárceles emigran hacia otros países, tales como: Costa Rica, Guatemala o México, en busca de nuevos bríos, y hay quienes al casarse y formar sus propias familias es como entran en razón, pues desean un futuro diferente al de ellos en sus hijos.

 

 
  • Facebook
Deja tu comentario