Logo Imagen del Golfo
    viernes, 01 de agosto del 2014
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur    |    Cd. de México    |   Córdoba-Orizaba-Centro    |    Internacional    |    Guerra contra el narco   |    Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa   |    Veracruz-Boca del Río
La extorsión telefónica aumenta constantemente en Coatzacoalcos
 
Continúan los casos de extorsión telefónica en contra de los empresarios locales, e inclusive ya está afectando a la población en general. Con amenazas de tener secuestrados a familiares o mantener vigiladas sus casas, exigen rescates o dinero para no molestarlos, porteños han sido amedrentados y timados en ocasiones
Coatzacoalcos - 2009-02-20 19:25:14 - Victoria Rasgado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
Continúan los casos de extorsión telefónica en contra de los empresarios locales, e inclusive ya está afectando a la población en general. Con amenazas de tener secuestrados a familiares o mantener vigiladas sus casas, exigen rescates o dinero para no molestarlos, porteños han sido amedrentados y timados en ocasiones.
A pesar de que la demanda ciudadana, a través de marchas, campañas de seguridad, operativos de la Policía Federal e intervención del Ejército Mexicano, se logró detener o al menos disminuir la ola de secuestros y extorsiones telefónicas.
Sin embargo parece que esta problemática vuelve a surgir en contra de representantes de empresas, gremios y familias de este puerto, lo que mantiene inquieta a la población en general, pues también se ha informado de casos en domicilios particulares en los que se reciben llamadas extorsionadoras.

Modus Operandi

Las estrategias que los delincuentes utilizan para obtener su objetivo, que es primordialmente dinero, son: secuestro, miedo y premios fantasmas.
En el primer caso, el presunto secuestrados asegura haber capturado algún miembro de la familia, principalmente los hijos, y lo utiliza como carnada para poder sacarles fuertes cantidades de dinero, que en ocasiones logran por el temor a que algunos de sus familiares resulte afectado, pues amenazan hasta con matarlos en caso de que no cumplan con la petición.
En el caso del miedo, según datos proporcionados a este medio “el delincuente se identifica como presunto narcotraficante, e inclusive utiliza el nombre de organizaciones delictivas reconocidas, con la finalidad de ocasionar temor en el que tomó la llamada y tratar de hacerle real los hechos.
Además, las personas que son extorsionadas con haberse ganado, según un premio, son engañados con automóviles, casas, dinero en efectivos, entre otros objetos de valor, que para su entrega piden dinero a cambio.
Los programas que han emitido las autoridades para evitar que la población sea plagiada o extorsionada se recomienda: no contestar el teléfono cuando no sabes quién les llama, sobre todo si es un número privado o sin identificar; no dar información y menos si es privada, es decir nombres de familiares o amigos, la dirección de la casa o números de teléfono que puedan localizar algún conocido; si ya contestó el teléfono cuelgue pronto y si tratan de engañarlo con presuntos premios que ganó o supuestos secuestros de algún conocido no haga caso; no trate de conseguir información de la persona que le quiere extorsionar, porque seguro es un delincuente; dé aviso a las autoridades rápido, puede llamar a la Unidad Especializada Antisecuestros, que dispone del número 066, en cualquier teléfono.
Informaron que los número telefónicos de los que más han recibido llamadas para realizar extorsiones son: 669-981-1720, 669-211-0112, 669-690-2270, 669-983-1254, 669-891-4146, 669-358-8887, 669-414-5801, 669-206- 3789, 669-235- 1934, 669-1210000, entre otros que tiene la misma lada (669)

SÓLO UN CASO

Fue por la mañana, buscaban al dueño de un negocio, pero sólo encontraron a una asistente que confundieron con la propietaria y al escuchar su nombre, que mencionó quien recibió primero la llamada el extorsionador se aprovechó para nombrarla y asegurar que realmente tenía datos concisos de ella.
El caso fue de secuestro. La voz de un hombre un tanto fingida y utilizando, además de amenazas, muchas groserías causó temor y descontrol en la persona que atendió la llamada; le aseguraron que su hijo estaba secuestrado.
Algunos hechos coincidieron, con lo que el presunto secuestrado manifestaba por teléfono y eso provocó más miedo y desesperación al señalar que tenían que entregar más de 150 mil pesos por liberar a su familiar.
Lo que finalmente se deshizo al tratar de conciliar con el presunto secuestrador (lo que de acuerdo a las recomendaciones anteriores no se debe de hacer).
Quien estaba detrás del teléfono “regateo” el monto inicial y de rebajo su amenaza para sólo pedir 30 mil pesos, lo cual también sirvió para demostrar que sólo se trataba de una extorsión telefónica.
Como éste hay muchos otros casos más, a tal grado que en un sólo teléfono se han hecho más de 200 llamadas de un sólo número, que es de los que se han reportado como extorsionadores.

 

 
  • Facebook
Deja tu comentario